Cómo saltar más alto

Ciertos deportes, como el voleibol y el basquetbol, exigen brincar más alto. Brincar más alto puede ser la clave para hacer puntos extras y decisivos. Para saltar más alto debes de seguir una rutina de ejercicios. Además, debes ser disciplinado y constante. Saltar más alto dependerá de esa rutina, de ti mismo y de incrementar cada vez más la intensidad de esa rutina de ejercicios. El nivel de dificultad para brincar más alto varía según tu experiencia. Los ejercicios que te proponemos podrás hacerlos mejor si tu experiencia es mayor. En caso contrario, deberás de hacer estos ejercicios en menor cantidad e intensidad.

 

 

 

Dificultad: moderadamente difícil

Paso 1

Haz flexiones con salto. Comienza en posición erguida, las piernas separadas a la misma distancia que los hombros y con las manos en la cabeza. Luego flexiona las rodillas hasta que tus muslos estén paralelos al suelo. Da un gran brinco asegurándote de extender tus tobillos, rodillas y caderas. Al descender, hazlo con las rodillas ligeramente flexionadas, listo para dar el siguiente brinco.

Paso 2

Sostén un balón cualquiera delante de tus muslos y con los brazos muy rectos. El siguiente movimiento debe de ser sincronizado: lleva rápidamente el balón detrás de tu cabeza flexionando las rodillas. Repite los movimientos: primero, en posición erguida, sosteniendo el balón a la altura de tus muslos y con los brazos muy rectos; segundo, llevar el balón detrás de la cabeza mientras flexionas las rodillas.

Paso 3

Da un paso largo hacia adelante con la pierna izquierda. Flexiona las rodillas hasta que la rodilla derecha toque el suelo. Ahora lleva tu codo izquierdo hacia el empeine de tu pie izquierdo (mantente un momento así). Luego, pon tu mano izquierda hacia el sector exterior de tu pie izquierdo (puedes hacer equilibrio apoyando tu mano derecha en el suelo). En esta posición, eleva tus caderas y levanta los dedos del pie izquierdo (sin ayuda de tu mano izquierda). Repite estos movimientos ahora con la pierna derecha.

Paso 4

Dobla ligeramente las rodillas, en posición erguida y teniendo en las manos unas mancuerdas. Estas mancuerdas deben de estar delante de tus muslos. Ahora, orienta tu torso hacia adelante, flexionando un poco más las rodillas y llevando las mancuerdas desde tus muslos hacia un poco más abajo de las rodillas. Asegúrate que el torso esté lo más paralelo posible al suelo. Al regresar a la posición inicial, presiona contra el suelo tus talones.

Tips:

  • Ejercicios adicionales: Lunes, miércoles y viernes haz 25 sentadillas, 50 abdominales, 5 saltos a dos pies y asegurándote que tus rodillas toquen tu pecho, 10 saltos a un pie lo más alto que puedas (10 derecho, 10 izquierdo). Martes, jueves y sábados realiza ejercicios de estiramiento (con las punta de los dedos toca la punta de los pies, sin doblar las rodillas), también haz ejercicios de potencia (trota 50 metros y corre 100 metros, incrementa 50 metros a cada etapa).