Cómo mantener una erección

La impotencia sexual o “disfunción eréctil” se define como la incapacidad constante de mantener la erección suficiente para el coito.

Los hombres  tensos, con ansiedad y sobreocupados, en ocasiones, no pueden lograr esa concentración necesaria causando impotencia sexual.  Sin embargo, existen otras causas como los problemas vasculares.

En ese caso, el miembro masculino no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección porque no llega ésta  en suficiente cantidad.

Igualmente, fumar, sufrir de hipertensión arterial, de diabetes, algunas enfermedades cardiacas y variaciones en los niveles de colesterol en la sangre pueden provocar trastornos vasculares que dificultan la erección.

Además de las causas más comunes de impotencia sexual,  arriba expuestas, están las farmacológicas. Existen medicamentos que tienen como efectos secundarios disminuir la capacidad de tener una erección como algunos fármacos para tratar la hipertensión y los trastornos psiquiátricos.

Sin embargo, también existen casos de impotencia sexual debido a problemas de carácter neurológicos.  Esto ocurre cuando existe una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al miembro masculino, porque hay una lesión en los nervios como en la médula espinal, esclerosis múltiple o en las intervenciones quirúrgicas en la pelvis.

Para los casos más comunes existen remedios caseros que pueden ayudar a subsanar esta situación como los siguientes:

Remedios populares

Remedio para la impotencia #1: Comer avena, muy apropiada en casos de impotencia, mezclado con sésamo y yogur.

Remedio para la impotencia #2: Para combatir la impotencia sexual, se debe tomar gingseng, siempre con precaución y bajo prescripción médica.

Remedio para la impotencia #3: Preparar un chocolate a la taza y añadirle canela y un poco de nuez moscada, sin excederse, pues es muy activa.

Remedio para la impotencia #4: Hervir ½ litro de agua y añadir 15 gr. de raíces desmenuzadas de angélica y una pizca de jengibre. Dejar reposar 10 minutos, filtrar y beber una taza antes de comer.  Endulzar con miel.

Remedio para la impotencia #5: Consumir a diario trigo germinado.

Remedio para la impotencia #6: Incluir en el menú, por lo menos tres veces a la semana, una sopa de cebada con carne.

Remedio para la impotencia #7: Ingerir siete ajos con rodajas de tomate a diario.

Recomendaciones

Existen varias recomendaciones para combatir la impotencia sexual como las siguientes:

Masajear todo el cuerpo. Un masaje vigoroso es altamente beneficioso en el tratamiento de la impotencia, pues permitir establecer el vigor muscular que es esencial para la energía nerviosa

Cambiar su rutina.  En este sentido, puede ir a un hotel, tomar unas vacaciones o comprar ropa intima nueva a su pareja.

Bañarse con agua fría. La región pélvica controla los nervios de los órganos genitales. Por lo tanto, un baño frío de la cadera activa esa área.  Se recomienda por diez minutos por la mañana o la tarde es muy eficaz

Mantener el peso adecuado.

Hablar con la compañera.  Es importante mantener una comunicación abierta y  sincera con su compañera para que puedan encontrar en conjunto las posibles causas y se pueda considerar otras posibilidades.

No tomar bebidas alcohólicas antes del acto sexual. Beber alcohol antes puede ser perjudicial para el funcionamiento sexual.

Revisar los medicamentos. Algunos medicamentos como los antihistamínicos, diuréticos y los sedantes  pueden causar impotencia sexual.

No usar drogas. No consumir drogas como cocaína, marihuana, opiáceos, heroína, barbitúricos, morfina y anfetaminas, además de ser perjudiciales para la salud, también pueden ocasionar impotencia.

No fumar. Los estudios han demostrado que la nicotina puede comprimir los vasos sanguíneos. La inhalación del humo del tabaco bloquea la erección porque inhibe la relajación del músculo liso del tejido eréctil.

Darse tiempo.  A medida que el hombre envejece necesita un poco más de tiempo de estímulo para lograr una erección.

Planear con anticipación. Es importante que piense qué hacer en el caso que no se no logre una erección enfatizando otros aspectos más sensuales de la intimidad como el juego y el disfrute mutuo sin preocupación.  Es conveniente no concentrarse en la erección misma, para que ésta ocurra más fácilmente.

Cuidado con el colesterol. Se debe evitar el consumo de alimentos que puedan aumentar el colesterol malo, ya que pueden contribuir a que las artería se estrechen incluyendo las que van al pene dificultado la correcta circulación de sangre y erección.