Cómo se forma la lluvia

Nunca te preguntaste: ¿cómo se forma la lluvia? La lluvia es un fenómeno atmosférico que se inicia con la condensación del vapor de agua contenido en las nubes.

Su origen se debe a los cambios de presión o temperatura en la atmósfera y por la disponibilidad de agua en el medio. En concreto la lluvia depende de tres factores: la presión, la temperatura y especialmente, la radiación solar.

La atmósfera siempre tiene un porcentaje de agua determinado en forma de vapor, cuanto mayor sea la temperatura en la atmósfera, esta tiene mayor capacidad de evaporar.

Esta agua de lluvia puede condensarse y precipitar por distintas causas.

Si entra en contacto con un frente frío, cuando la atmósfera se enfría es menos capaz de transportar vapor de agua y este se condensa y llueve, pues el frío baja el grado de saturación.

Colisionando con un obstáculo natural. Cuando el agua del Pacífico colisiona con la cordillera de los Andes, se agolpa el vapor de agua con la cordillera y se condensa por dos razones: porque aumenta la densidad del vapor de agua en la atmósfera y porque la atmósfera entra en contacto con la superficie fría del continente, que actúa como núcleo de concentración.

Las pequeñas partículas de polvo suspendidas en la atmósfera también realizan la función de núcleos de concentración. En España a veces llueve agua sucia de tierra que proviene del desierto del Sahara y el agua se condensa cuando entra en contacto con ella.

En las últimas décadas se ha producido un fenómeno que causa lluvias con mayor frecuencia por la noche cuando la radiación solar es menor.