Como cuidar tus dientes

Todos las partes que componen nuestro organismo y el cuerpo humano son vitales y fundamentales, pero a veces olvidamos ciertas áreas que resultan irrelevantes para muchas personas. Sin embargo, la dentadura forma parte de tu tarjeta de presentación a la hora de conocer a una persona, de conversar con amigos o de tener una entrevista laboral, porque siempre están expuestos al hablar, al reír o al bostezar. Es por eso que a continuación te ilustramos de como mantener un cuidado bucal óptimo, para que puedas sonreír sin timidez.

Siempre. Es fundamental cepillarse al menos dos veces por día los dientes. Si se puede más, mejor. Busca siempre pastas dentales con fluoruro.

No compartas. No es bueno compartir el cepillo de dientes. Esto puede lograr que tú te contagies alguna infección bucal. Ten especial cuidado si sufres una enfermedad en tu sistema inmunológico.

Cuídalo. Como tus dientes, tu cepillo requiere de ciertos cuidados. Luego de usarlo debes enjuagarlo con mucha delicadeza bajo del agua corriente. Guárdalo siempre en posición vertical con las cerdas hacia arriba. No permitas que los cepillos tengan contacto entre sí.

¡No lo hagas! No limpies tu cepillo en soluciones desinfectantes, enjuagues bucales, lava vajillas, dispositivos de microondas para desinfectar o rayos ultravioleta.

Aprende a reemplazar. Cada 3 ó 4 meses debes cambiar tu cepillo. Si antes de este tiempo tú observas que tiene las puntas de las cerdas gastadas o dobladas deberás cambiarlo de inmediato. Si mantienes así tu cepillo, este no hará el efecto deseado en tus dientes.

Para niños. Cada niño debe tener su cepillo dental bien identificado. Antes de colocar pasta en su cepillo es bueno eliminar un poco para evitar cualquier contagio bacteriano.

El hilo dental. Es fundamental. Debes usarlo a diario. Busca hilos dentales aprobados por la Academia Dental Americana (ADA). Las bacterias que causan las caries pueden vivir entre los dientes, lugares donde las cerdas de los cepillos no llegan.

Tu dieta sí importa. Lleva una dieta balanceada, evita la comida chatarra, las golosinas y los refrigerios.

Si no están. Si no tienes dientes debes cepillar siempre las encías con un cepillo muy suave. Se recomienda enjuagar la boca con agua tibia. Puedes colocarle una cucharada de sal.

No dejes de ir. Visita siempre a tu dentista, para saber cómo está tu salud bucal pero también para realizarte limpiezas bucales.