Como ser agradecido con Dios

La gratitud no puede ir de la mano de la queja. Cuando nuestra mente está llena de pensamientos negativos, surge la queja y se cierra la puerta para la gratitud. Para tener una actitud de agradecimiento, necesitamos dejar que nuestros pensamientos sean honestos, puros, amables, y dejar fuera el orgullo. Es ese el deseo de Dios, que siempre seamos agradecidos, porque de lo malo también conseguimos aprendizaje que nos aydua a crecer como personas.

Mostrar agradecimiento no sólo es bueno para los demás, sino también para nosotros porque libera el gozo en nosotros. Medita diariamente en todas las cosas por las que tienes que estar agradecido. Menciónaselas a Dios en oración y mientras lo haces, descubrirás que tu corazón se llena de vida y luz.

Salmos 75:1
Gracias te damos, OH Dios, gracias te damos, Pues cercano está tu nombre; Los hombres cuentan tus maravillas.

Efesios 5:20
Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Filipenses 4:6
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.