Cómo funciona la mesoterapia

La mesoterapia es un proceso mediante el cual ciertas sustancias químicas, medicamentos, vitaminas, hierbas y otras sustancias se inyectan sin dolor en las distintas capas de la piel.

Este procedimiento se hace sobre todo para promover una piel más joven, así como para tratar diversos problemas corporales, como el exceso de grasa o celulitis, acné y caída del cabello.

La mesoterapia fue desarrollada en 1952 y desde entonces ha sido utilizado por muchos cirujanos en todo el mundo cosmético.

Quemar grasa

El uso más común de la mesoterapia consiste en quemar el exceso de grasa y la celulitis no deseada que se ha acumulado en el cuerpo.

La mesoterapia utiliza una sustancia llamada ácido desoxicólico, que derrite las grasas que se acumulan en el tejido adiposo.

Las grasas quemadas o fundidas son expulsadas del cuerpo por medio de la sangre, dejando a las células sanas y sin grasa.

Antiaging (Antienvejecimiento)

Otro uso común de la mesoterapia es luchar contra los signos del envejecimiento, tanto en hombres como en mujeres. Un factor que contribuye a la aparición de envejecimiento de la piel es la presencia de celulitis en los muslos, las nalgas y las caderas.

La celulitis da una apariencia de hoyuelos en la superficie de la piel, haciendo que la persona parezca más vieja.

La mesoterapia rompe, o disuelve la celulitis. El resultado es una piel rejuvenecida y más joven. Esto se logra mediante la inyección de ciertos productos químicos o sustancias homeopáticas en la capa del mesodermo de la piel.

Eficacia

La mesoterapia ha sido utilizada por más de 50 años, pero el éxito y la eficacia de este método no está respaldado por estudios científicos, sólo con la palabra de boca en boca.

La efectividad de la mesoterapia registrada en general proviene de los testimonios de quienes han experimentado personalmente el éxito de sus tratamientos. Sin embargo, muchos cirujanos plásticos siguen practicando este método a pesar de la falta de evidencia científica de su eficacia.

Precaución

A pesar que la mesoterapia es ampliamente aceptada por los cirujanos cosméticos y dermatólogos, todavía puede haber efectos secundarios no deseados que pueden venir como resultado del proceso de terapia.

No hay estudios científicos que respalden la eficacia de este procedimiento, y los médicos no utilizan un procedimiento normalizado sobre la cantidad de productos químicos que deben ser inyectados en el cuerpo.

Por lo tanto, las personas que quieren someterse a la mesoterapia deben aprender y entender los riesgos involucrados en este proceso antes de continuar con el tratamiento.

Habla con tu especialista antes de intentarlo.