Cómo escribir una canción

¿Alguna vez has querido escribir una letra?. Imagina que un cantante famoso la lee y decide hacer una canción con ella. Ahora imagina que es un éxito en los 40 principales.

Es verdad que son escasas las posibilidades de que una persona llegue al éxito de esta manera, pero a muchos letristas y compositores les sucedió.

Este post es un empujón para que empieces a escribir letras de canciones.

¡Que diablos!. Nada te detiene si tienes una idea para escribir una canción. Incluso si nunca entras por la puerta principal de un estudio de grabación, todavía tienes derecho de presumir ante tus familiares y amigos que eres letrista.

No hay un instructivo para escribir letras, pero hay algunas cosas básicas que necesitas saber para alcanzar tu meta. En este artículo aprenderás a organizar tus pensamientos personales y convertirlos en letras de canciones.

El primer paso es anotar quién es tu audiencia. Tendrás que tener esto en mente cuando escribes la letra para un público objetivo. Después de todo, si estuvieras escribiendo una canción para niños evitarás vocabulario de adultos.

A continuación, escribe el tema de la letra, la idea, el mensaje que quieres transmitir, y la historia que va a contar la canción. El tema de la canción podría recaer en el amor; el mensaje podría ser que hay alguien para todo el mundo; la historia puede contar de un hombre y una mujer que se encuentran y se enamoran.

Este es un buen momento para escribir el coro o estribillo de la canción. El estribillo es un puente o una conexión de un verso a otro. Debe tener sentido cantar las palabras del estribillo en medio de los versos. Desde el estribillo generalmente salen los títulos atractivos de las canciones.

El siguiente paso es escribir en un borrador la primera estrofa de tu canción. Debe llamar la atención sobre tu canción y hacer que el público quiera escucharla. No te preocupes por la perfección, de a poco vas a ir afinando todos los versos y el estribillo.

Por supuesto, el siguiente paso es la segunda estrofa. En esta parte tienes que seguir contando la historia y explicar las acciones. No seas demasiado detallista, es una canción de tres minutos, no una ópera.

Luego viene el tercer verso. Más información sobre tu historia aquí, y añades información relevante para tu historia. Generalmente este verso comienza a mejorar la línea de la historia – los dos versos anteriores – porque la próxima estrofa intentará cerrar la canción.

Es hora de cerrar la canción escribiendo el cuarto verso y ponerlo todo junto, como el último capítulo de un libro.

Finalmente, lee tus letras y cambia las oraciones por líneas. Una vez que tengas líneas, tendrás que volver atrás y cambiar las palabras del final para que rimen. Haz lo mismo con el estribillo también.

Una vez que hayas terminado de escribir tu canción, puedes comenzar a escribir la música. Si la composición no es lo tuyo, puedes trabajar con alguien para que componga y complete tu canción.