Cómo almacenar el agua

Es importante usar buenos métodos para recolectar, transportar y almacenar el agua potable. Hay un riesgo alto de que el agua se contamine de paso entre la fuente y la casa. Esto es porque puede quedar expuesta a bacterias o gérmenes dañinos, ya sea cuando se transfiere entre diferentes receptáculos o cuando diferente gente entra en contacto con ella.

El agua potable puede recolectarse de diferentes tipos de fuentes: de las fuentes de la superficie (ríos o manantiales) o de agua subterránea (pozos con una soga y cubo o bombas de mano). Normalmente el agua subterránea proporciona el agua de mejor calidad porque está protegida de la contaminación.

Pueden usarse varios métodos fáciles para mantener la calidad del agua durante la recolección, transporte y almacenamiento.

Recolección

El agua se contamina a menudo durante la recolección a causa de que la gente mete un cubo sucio en la fuente de agua. Una vez que una fuente de agua se contamina, es probable que otras personas que comparten la fuente de agua se enfermen. Hay dos maneras importantes de reducir este riesgo de contaminación:

  • Usar más de un receptáculo para recolectar agua. Usar un cucharón o cubo limpio para transferir agua al receptáculo. Asegurarse de que el agua se vierta desde el cucharón o cubo al receptáculo de transporte, para que los dos receptáculos no entren en contacto. Las bombas de mano son la mejor manera de recolectar agua porque el agua es, en la práctica, vertida directamente de la fuente en el receptáculo.
  • Usar el cucharón o cubo sólo para ese propósito. Muchos pueblos tienen un cucharón o cubo comunal que todos usan para recolectar agua de la fuente de agua. Esto reduce las oportunidades de contaminación porque hay sólo un cucharón o cubo que entra en contacto con el agua, en lugar de muchos. Un comité de la comunidad puede ayudar a asegurar que no se roben el cucharón y que se guarde en un lugar limpio.

Transporte

Transportar el agua de la fuente a la casa tan rápidamente como sea posible. Cubrir el receptáculo con una tapa o un pedazo de tela limpia para evitar que le caiga suciedad.

Almacenamiento

Almacenar el agua en la casa en un lugar fresco, bien lejos de gasolina, querosén y productos químicos agrícolas. Si se usan diferentes receptáculos para transportar y guardar el agua, asegurarse de que el agua se vierta de un receptáculo al otro. Seguir las mismas reglas; verter el agua del receptáculo de almacenamiento a un vaso apropiado para beber. Si el receptáculo de almacenamiento es demasiado pesado de alzar, usar un cucharón limpio para transferir el agua.

Si se siguen estos pasos, la oportunidad de contaminar el agua entre la fuente y la casa es reducida.