Como hacer que tu esposo te ayude en la cocina

Durante mucho tiempo estaba concebida la idea de que la mujer era del hogar y el hombre de la calle, es decir, del trabajo. Las mujeres cuando se casaban debían dedicarse al cuidado del hogar, entiéndase lavar, planchar, cocinar, limpiar, atender a sus hijos y solventar la mayoría de los problemas que acontecieran dentro de la casa. El machismo estaba y se encontraba a flor de piel. Hoy en día la historia es otra. Gracias a la constante evolución social, las mujeres también son de la calle, me refiero a que también son profesionales, trabajan y ejercen altos cargos gerenciales donde solo se acostumbraba a contratar el sexo masculino. Pero evidentemente, no se han desligado de las tareas domésticas, por ende siempre es bienvenida la colaboración del esposo e incluso los hijos, delegando ciertas funciones a estos últimos. Si tu esposo es de esos hombres renuentes a colaborarte en la cocina, a continuación te detallamos cómo lograr introducirlo en este mundo culinario.

– Miren juntos programas o concursos de cocina en la televisión. Mientras lo ven, suelta algunas pistas sobre cuanto admiras a los chicos que participan. No olvides incluir el comentario de lo que te gustaría que tu chico cocinara así. Sé un poco histriónica, si aparece un chico con un plato en el show, debes manifestar mucho entusiasmo.

Motiva a tu esposo para probar algunas de las recetas que aparecen en los programas. ¡Eso les tocará su amor propio!

– Sugiere que ambos participen en la cocina. Es más divertido, y se convierte en un esfuerzo de equipo, incluso puedes retarlo a hacer dos platos diferentes y ver cuál queda mejor.

  • Busca tipos de comida que les guste a los dos, así no sólo disfrutarán más preparándola sino también comiéndola.
  • Hazlo una experiencia culinaria. Puedes preparar recetas de diferentes países, descubrir nuevos sabores y texturas.
  • Busca recetas orientadas para hombres, tales como las que incluyan cerveza, pretzels, cola, vodka. Al menos sentirá curiosidad. De igual forma, busca libros escritos por hombres (y tal vez para hombres).
  • No desaparezcas completamente mientras el cocina. Ofrécete a ser su ayudante de cocina.

– Enséñale a tu marido a cocinar. Apúntalo en un curso de cocina o enséñale tu misma Ese tiempo que pasen juntos les permitirá conocerse mejor.

  • Lee algunos libros básicos de recetas. Al principio hay que hacer cosas simples, para no desanimarse.
  • El famoso chef británico Jamie Oliver tiene una sugerencia menos sutil para las mujeres cuyos esposos no aprenden a cocinar, les dice que los dejen sin sexo hasta que el aprenda. Depende de ti seguir o no esta sugerencia.

– Motiva a tu esposo para que haga sus propias recetas o variaciones. Una vez que sepa lo básico, lo podrá hacer sin problema, al igual que te sucede a ti, a veces le saldrá bien y otras no tan bien, pero no interfieras demasiado y dale rienda suelta a su experimento.

– Si tienes niños, hazlos parte de la motivación. Sugiérele que les prepare un desayuno especial para el fin de semana, así poco a poco puedes ir aumentando su repertorio.

– Debes apoyarle y no quejarte ni criticarle cuando la comida que prepare no esté buena. Seguro que a ti también alguna vez la comida te ha quedado horrorosa y él ha tenido que comérsela sin opinar. Ten fe en él. Ademas si te quejas demasiado le das la excusa para no hacerlo.

– Pueden ir a comprar loas alimentos juntos. Esto es algo también que debes enseñarle, qué comprar, para cuáles recetas, en qué cantidades.

  • Muéstrale que comprar y que no comprar, así como cuáles productos y marcas son mejores y porqué, irá aprendiendo poco a poco .

– Has de la cocina un lugar más interesante para estar. ¿Le faltan cosas que podrían motivar a tu esposo a estar más tiempo en la cocina? Prueba colocando una televisión, una radio y motívale a ver sus programas favoritos mientras cocina.

– Prepara un horario para cocinar por turnos, o por días. Introduce el concepto de justicia en la cocina y simplemente anuncia que la cocina es una actividad compartida a partir de ese momento.

  • Los dos son personas muy ocupadas, asegúrate que esto queda claro si el trata de excusarse diciendo que está “muy ocupado” Busca receta que no lleven más de 20 minutos de preparación y dile que necesita buscar media hora para una sesión de cocina. Si tu lo puedes hacer, él también.

– Descubre que es lo que él prepara mejor, y alábalo. Cuantos más buenos platos prepare, más debes alabarle. Cuando veas que el hace ciertos platos realmente bien, asegúrate que todos los miembros de la familia estén de acuerdo para pedirle “prepara ese plato que solo tú sabes cómo hacer”. ¡Seguro que alguna vez el también te hace eso a ti!

  • Asegúrate de hacerle cumplidos llenos de sinceridad enfrente de su madre, tu madre, los niños y los vecinos por sus avances culinarios.