Como blanquear tus dientes de forma natural

Hay quienes dicen que la sonrisa blanca es imposible, debido a nuestra alimentación y estilo de vida actual, mientras que otros apuestan por el método de la colocación de fundas porcelanadas artificiales.

Si consultas a tu odontólogo, te sabrá explicar que hay otros métodos para blanquear los dientes a tu alcance, con tratamientos más o menos invasivos, y con efectos a corto, mediano y largo plazo, aunque con algunos efectos secundarios también.

Por eso, la mejor alternativa es la prevención. Comer saludablemente, evitar el tabaco, el café y mantener una adecuada higiene bucal (cepillarse tres veces al día y luego de cada comida, usar hilo dental y buches antisépticos).

Pero tenemos otros trucos caseros para recomendarte, que te ayudarán a tener una sonrisa radiante sin gastar demasiado dinero ni exponerte a peligrosos tratamientos.

Cepillado de los dientes

[showads ad=googler125]

La higiene bucal es tu principal aliado. Debes cepillarte con un cepillo de entre 1,5 y 2 cm de longitud, de cerdas medias, y hacerlo al levantarte, luego de cada comida, y antes de irte a dormir (sin comer ni beber nada luego). Utiliza cremas dentales, asegurándote de elegir aquellas que tengan menos aporte de flúor. El flúor, indicado en las etiquetas como el efecto blanqueador, carcome la superficie de la dentina muy lentamente y, con los años, tus dientes quedarán más y más expuestos a nuevas manchas.

Tratamientos naturales para dientes blancos

Una o dos veces por semana, no más que eso, puedes complementar el cepillado con bicarbonato de sodio. Para que el bicarbonato cree una efervescencia limpiadora que arrase con los microscópicos restos de alimentos que se alojan en tus dientes, puedes tomar el polvo con el cepillo y agregar unas gotas de jugo de limón. Pero no debes abusarte de esto, pues el bicarbonato de sodio es lo suficientemente potente como para corroer también tus dientes naturales. Una o dos veces por semana, con regularidad, bastará para ir eliminando las suciedades que ponen amarillos tus dientes.

Los buches con blanqueadores naturales son ideales. Mezcla jugo fresco de limón con agua, y haz buches luego de beber líquidos, fumar, o luego del cepillado. Esto ayudará a optimizar el higiene de tu boca, actuando como un enjuague bucal natural, y también ayudará a blanquear tus dientes. Luego, puedes enjuagarte con agua para eliminar el sabor del limón, si así lo prefieres, y principalmente, para eliminar los restos ácidos del limón depositados en tus dientes.

A veces las manchas en los dientes no están adheridas a la dentina o al esmalte, sino que son suciedades depositadas sobre el mismo. Puedes eliminarlas con la cáscara de una banana o de una naranja, frotando tus dientes con la fibra blanca del interior de la piel de estas frutas.