Como ser un buen jefe ante los ojos de tus empleados

Cuando tenemos el trabajo de ser jefe, es cuando dejamos de ser amigos de los compañeros de trabajo. Al escalar de puesto en tu lugar de trabajo hace que los demás del grupo te vean como la persona que está en contra de ellos, claro que ese no es el fin, sino al contrario tratar de ayudarse mutuamente para así poder tener un día de trabajo placentero, eficiente, cumpliendo con las normas que los rige.

Como jefe debes mantener la perspectiva

Muchas de las veces los jefes, por su don de mando, tienden a olvidarse por un momento de muchos factores entre ellos el tiempo laboral, de los permisos para sus empleados y hasta de cumplir con los reglamentos internos de trabajo. Sin embargo, para que esto no llegue a pasar, debemos tener en cuenta que si estamos en esta situación no debemos perder la perspectiva de quiénes somos, y que si nos han dado un puesto de mandato es porque tenemos la capacidad para hacerlo y no debemos actuar diferente a como hemos sido antes de tener el cargo.

Interésate por tus subalternos

Para ser un buen jefe se debe hacer saber a los subalternos que te interesas por ellos, conociendo e identificando a cada uno de ellos, preguntándole muchas veces de su vida fuera del trabajo, ayudarlos a entender cómo el trabajo se ajusta a los logros y objetivos que busca la empresa, se debe inyectar entre los empleados que las metas que se propongan deben cumplirse, ya que estos los lleva a la perfección del trabajo, indicarles cómo son beneficiados si se hacen un buen trabajo, en especial si es trabajo en equipo, escuche las sugerencia y opiniones de ellos y muestre su interés por lo expresado, cuando debas tomar una decisión de cambio de puesto de alguno de ellos, antes de un despido, cámbialo de puesto para ver si mejora su calidad de trabajo.