Como hacer crema exfoliante en casa

Prepara algunas de las siguientes cremas exfoliantes o máscara facial y luce una piel radiante, renovada y muy suave en cualquier momento del año.

Crema exfoliante casera 1: mezclar harina de avena con bastante agua hasta obtener una pasta espesa. Aplique sobre la cara con movimientos circulares, insistiendo en los contornos de la nariz, la frente y la barbilla.

Crema exfoliante casera 2: consiste en poner copos de avena en una gasa humedecida con agua tibia. Pasar despacio y con movimientos circulares la gasa sobre la cara con el fin de quitar la piel muerta. Luego, tomar un poco de avena húmeda y aplicarla sobre el rostro a modo de máscara facial durante unos 5 minutos. Finalmente enjuagar, secar bien y aplicar una crema humectante.

Máscara exfoliante facial casera: mezclar una cucharada de miel con dos almendras bien deshechas. Agregar media cucharadita de jugo de limón y dejar reposar unos minutos. Frotar esta mezcla suavemente sobre el rostro, dejar actuar 5 minutos y luego enjuagar con agua tibia.

Crema exfoliante para manos: combina el jugo de 1 limón con una cucharadita de azúcar. Aplícala sobre las manos masajeando bien hasta formar una sustancia cremosa y hasta que el azúcar se haya diluido. Deja actuar por 5 minutos y enjuaga muy bien.

Crema exfoliante para todo el cuerpo: En un recipiente mezclar azúcar y aceite de oliva. Esta preparación se aplica en cualquier zona del cuerpo frotando y masajeando bien la piel que estés tratando. Si lo deseas puedes dejarla actuar toda la noche; por ejemplo en las manos y pies puedes pasar la noche con el producto en las manos y los pies cubiertos con calcetines. A la mañana siguiente, remueves con agua tibia. Notarás que la piel está muy suave.

Recomendaciones para el uso de cremas exfoliantes:

En general hay que evitar aplicar cremas exfoliantes en los contornos de los ojos, porque la piel es demasiado frágil allí.

También se aconseja no utilizar una crema exfoliante muy a menudo, una vez a la semana es suficiente para retirar la piel muerta superficial y promover la regeneración de la epidermis.

Al final de una sesión exfoliante es muy recomendable aplicar una crema hidratante sobre la zona tratada que nutrirá profundamente la piel.