Como reducir el deslumbramiento al conducir de noche

Conducir de noche puede ser una tarea desalentadora para los conductores nuevos o incluso experimentados. Las tasas más altas de accidentes se producen en el horario nocturno. Además, las tasas de accidentes mortales de tráfico son de tres a cuatro veces mayores de noche que durante el día.

El peligro surge del hecho de que la visión es muy limitada (las luces bajas disminuyen la percepción de la profundidad y la visión periférica y causan que las pupilas se dilaten, desdibujando a menudo la visión), el deslumbramiento de los faros de otros vehículos puede cegarte temporalmente. El deslumbramiento es particularmente invasivo, ya que puede causar ceguera temporal, mareos y confusión.

Afortunadamente, hay varias maneras de reducir y manejar el deslumbramiento usando técnicas específicas, estrategias, y elementos.

Limpia el parabrisas, las ventanas y superficies de vidrio. Esto incluye los espejos del coche. Las rayas, suciedad de la carretera, o manchas en el cristal refractan la luz. Limpia también el interior del parabrisas, porque la suciedad se puede acumular lentamente en el cristal. Si tienes gafas o lentes de contacto, asegúrate de que estén bien limpios y sin arañazos. Los cristales rayados y sucios hacen el deslumbramiento peor. Limpia los cepillos limpia-parabrisas, utilizando una toalla de papel y líquido limpiaparabrisas para eliminar la suciedad del borde de estos. Esto ayuda a prevenir rayas. Si todavía hay rayas, es probable que tengas que conseguir hojas nuevas. Si hay astillas o grietas en el parabrisas, debes reparar inmediatamente.

Limpia los faros del coche. Incluso pequeñas cantidades de suciedad en los faros pueden reducir la emisión de luz a la mitad y restringir tu capacidad de ver y ser visto. Esto es especialmente cierto si tienes faros HID (High Intensity Discharge), ya que la suciedad difunde la luz de la lámpara, causando deslumbramiento que puede cegar a otros conductores. Al menos la mitad de los vehículos en la carretera tiene un faro que no está bien dirigido y a veces están desalineados. Las luces alineadas en forma adecuada no sólo te ayudará a ver mejor, también a evitar el deslumbramiento hacia otros conductores.

Ajustar los espejos de coche correctamente, esto ayudará a reducir el brillo, puntos ciegos, y hace que sea más fácil identificar los vehículos en la parte lateral y trasera.

Trata de hacer un examen de vista con regularidad. Se recomienda que todas las personas menores de 60 años hagan un examen ocular al menos cada 2 años, y anualmente después de los 60 años. Cuanto mayor eres, más sensibles se vuelven tus ojos, pero las condiciones médicas asociadas con los ojos también pueden amplificar seriamente el problema. Si se identifican a tiempo, puedes ser capaz de recibir un tratamiento eficaz.

Evita mirar directamente a las luces de tráfico. En cambio, mira hacia abajo y hacia la derecha. Debes ser capaz de mirar la línea blanca en el lado de la carretera.

Voltea el espejo retrovisor. Se puede cambiar el espejo a su configuración nocturna volteando una pequeña palanca en la parte inferior del espejo. Las luces seguirán apareciendo en el vidrio, pero aparecerán más tenues y por lo tanto no serán tan molestas.

Toma descansos frecuentes si estás conduciendo por la noche durante largos períodos de tiempo. Después de un descanso se reduce la fatiga y le das un tiempo de recuperación a los ojos. Debes también tomar una siesta corta o una caminata a paso ligero para mantenerte alerta.